Inicio Noticias Articulos Tu cara me suena a Michael, Madonna o Rihanna, pero no demasiado

Tu cara me suena a Michael, Madonna o Rihanna, pero no demasiado

7 minuto leer
0
401

Tengo la costumbre de ver televisión, programas de entretenimiento para más señas. Y estaba enganchado a uno, “Tu cara me suena” de Antena 3, que me permitió averiguar las grandes dotes por descubrir de algunos personajes del panorama artístico nacional. De algunos me sorprendía la caracterización, de otros sus facultades vocales. Cuando se unían los dos ya era una delicia. Así conocí a Roko una sensacional mujer capaz de ser cualquier otra, voz incluida, descubrir que Santiago Segura era mucho más que “Torrente”, o que Angie, además de actriz era una estupenda cantante capaz de ser Michael Jackson desde su diminuta estatura.

No importaba el tamaño (Roko tampoco es muy alta ni Segura flaco), pero sí la calidad. Y en este pensamiento estaba cuando apareció Carlos Latre con su mujer Yolanda y su hija Candela dentro de nada una señorita calcada a su padre. Y pensé en el concurso porque estábamos esperando el estreno de “One king, two queens”, un show que estará en el Coliseum hasta el domingo y que, dicen, llega de LasVegas, lo que pongo en duda sin miedo a perder la razón.

Tres imitadores sacan lustre al citado Jackson, a Madonna y Rihanna. Y lo hacen con buena voluntad y ganas de gustar, especialmente el primero que es la estrella del espectáculo. Su “impersonator” que es como llaman en la ciudad del juego a estos imitadores, es el mejor de los tres lo cual no significa que sea extraordinario. Usa y abusa de la participación del respetable, que puede darte una sorpresa. Inunda el escenario en tantas ocasiones que uno ya no sabe quién actúa, sobre todo porque, de repente,de entre la tropa reclutada aparece una niña redondita que engancha los pasos de baile a la primera, y un chavalín de habla inglesa, que se ganan la ovación. Frederik, que es el nombre de este Jackson de pega, tiene ínfulas de estrella, su parecido más razonable con el desaparecido, pero le flaquean algunas notas y sus temas son confusos, faltos de nitidez. Sus movimientos son perfectos y se nota que tanto él, como las dos señoritas que completan el casting se han visto muchas veces los vídeos de los shows en directo de sus imitados. La banda tampoco es que ayude a solventar el problema con una presencia machacona y en aguda en exceso. La llegada de Jackson se hizo esperar una hora y veinte minutos en lo cuales se iban alternando la Madonna “fake” y una Rihanna más “fake” todavía. Su irreconocible versión de “Umbrella” nos hizo cuestionar si la joven se encontraba bien. La guapa, que lo es, se llama Jade McQueeny y con un adecuado juego de luces o unas gafas de sol da el pego, porque en silencio y en silueta era toda Rihanna. La traición llegaba al cantar. Paseó sus títulos de belleza (fue Miss Surrey y dama de honor de Miss Gran Bretaña) y como vino, se fue.

Mejor lo resolvió Lisa Hart con su Madonna de distintas épocas. Vestuario y pelucas envolvían el engaño, pero su excesiva presencia antes de la llegada del pretendido ídolo restó puntos a su voluntariosa actuación. Aún así fueron apreciadas sus cualidades vocales. Mención aparte para las cuatro bailarinas españolas, esforzadas jóvenes que se dejan el esqueleto (están muy delgadas y a este paso van a estarlo más), participando en la mayor parte de los temas.

No nos engañemos, no es un show de Las Vegas, sino una diversión amable para todos los públicos con ganas de compartir escenario bailar, cantar y participar. Si van limpios de prejuicios, saben distinguir entre un original y una copia y son asiduos al top manta, podrán disfrutar del show, que es como un juego, una diversión familiar. Pero no pidan peras al olmo.

Cargue Más Por Sigueme en instagram @BreyNeon
Cargue Más En Articulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Concierto de Ozuna fracasa en México tras haberlo cancelado dos veces antes